Todos los seres humanos necesitamos IDENTIDAD. Pero, ¿cómo satisfacemos esta necesidad? ¿quién decide con qué «nos vale»? ¿es una bandera, una canción, un mismo cielo?

Somos libres de construir nuestra identidad como queramos, nadie debería definir lo que somos, ni como personas, ni como grupo. ¿Y si nos hacemos preguntas y buscamos dentro las respuestas ?

Es posible que podamos encontrar formas de identidad que al mismo tiempo nutran nuestra necesidad de libertad, de participación o de afecto…¡Qué potente sería!

¿Merece la pena pararse a pensarlo? Es muy probable que si no lo pensamos alguien lo haga por nosotros y al final nos acaben dando gato por liebre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *