Los jóvenes (y los adultos también) necesitan entender el mundo y entenderse a ellos mismos. Tienen la información al alcance de la mano pero muchos carecen de una comprensión que les permita construir y construirse en un mundo complejo.

Menos es Max es un juego divertido que aporta conocimiento acerca de cómo podemos vivir mejor atendiendo a nuestra individualidad y a la vez a nuestro entorno. Sirve, por ejemplo, para darnos cuenta del valor de tener buenos amigos, posicionarnos frente al fracking o encontrar nuestra vocación.

Jugando entendemos la diferencia entre los bienes materiales y nuestras necesidades; qué es el Desarrollo (personal y comunitario) y cómo favorecerlo; las relaciones entre nuestras decisiones cotidianas y sus consecuencias (individuales y globales); situaciones y formas de hacer, estar o ser que suman y otras que restan (la forma también es fondo); un poquito más sobre género, medioambiente, consumo, derechos humanos, sostenibilidad, relaciones personales, etc.

Nos divertimos cuando apostamos sin saber exactamente qué ganaremos o perderemos; competimos ocultando nuestros intereses; nos arriesgamos o ¡no nos atrevemos a hacerlo!; nos ponemos en evidencia al cuidar más unas necesidades que otras; convertimos nuestro tiempo de vida en un juego de estrategia.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *