¿ Puede la educación ser neutra?

¿Estamos en casa facilitando espacios de emancipación o manteniendo dependencias?. En nuestras aulas, ¿fomentamos la toma de decisiones tras reflexión y debate o aplicamos “soluciones” ajenas y votaciones exprés?. Cuando nos dirigimos a los jóvenes, ¿les escuchamos sin prejuicios y les ayudamos a verse o proyectamos una imagen genérica y estereotipada?. ¿Tenemos una mirada afectuosa y paciente que le dé a cada uno su tiempo para madurar?

Creemos que la educación debe facilitar el entendimiento, promocionar el diálogo, la meditación, la experiencia, la propuesta y la toma de decisiones individuales y colectivas conscientes. Una educación que contribuya a la libertad, la identidad, la creación y la participación nos haría más fuertes y más capaces.

¡Si no educamos para el desarrollo, educamos para el subdesarrollo!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *