¿Y cómo funciona Menos es Max con adultos? ¡pues igual que con los más jóvenes! Últimamente hemos jugado con varios grupos de adultos: los profes del IES José Hierro en San Vicente de la Barquera (que pudieron experimentar y reflexionar sobre los beneficios de la propuesta para sus estudiantes), algunos docentes de la facultad de Educación de la Universidad de Cantabria (¡un millón de gracias por vuestra generosa mirada y las críticas constructivas!), los alumnos y alumnas del programa Senior de la Universidad de Cantabria (los más mayores también disfrutan jugando y hacen unos comentarios que son para audio) y los maestros y maestras del CEIP Sardinero en Santander (si hubiera un premio al buen rollito, lo habrían ganado ellos, no habíamos visto a ningún grupo antes reirse tanto, ¡unos jugones natos!).

This slideshow requires JavaScript.

Hemos visto que abrir un espacio de juego entre adultos transforma el ambiente y nos libera de golpe de las prisas cotidianas. Se crea un tiempo para la socialización, la sonrisa fácil (… que a menudo muta en carcajada, para regocijo de todos) y el aprendizaje. Nos sirve para sacar, casi sin darnos cuenta, nuestro lado competitivo o cooperativo, poner a prueba nuestra flexibilidad y lidiar con ciertas tensiones inherentes a una actividad en grupo. Así mismo, observamos que los retos planteados en el juego agudizan el ingenio, la estrategia, la paciencia, la perseverancia y la capacidad de encajar los golpes de buena o mala fortuna. Habilidades todas ¡estupendas para la vida misma!.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *